Contáctanos: +56 9 6316 4247

Contáctanos: +56 9 XXXX XXXX

Abogado con documentos.

El Procedimiento Monitorio para el Cobro de Rentas: Una Vía Eficiente para los Arrendadores.

El procedimiento monitorio para el cobro de rentas es una herramienta legal que ofrece a los arrendadores una forma rápida y eficaz de recuperar rentas impagadas por parte de sus arrendatarios e incluso en algunos casos, obtener la restitución del inmueble arrendado. Este proceso simplificado se ha convertido en una valiosa opción para quienes enfrentan el incumplimiento de sus contratos de arrendamiento. El procedimiento monitorio para el cobro de rentas insolutas ha sido la respuesta más reciente del legislador al creciente problema de alta morosidad presentada por los arrendatarios, y la indefensión que los arrendadores sufren ante esta situación, y que fue introducida por la Ley N°21.461, que modificó la Ley N° 18.101.
A continuación, exploramos en detalle cómo funciona este procedimiento y por qué es beneficioso tanto para los arrendadores como para el sistema legal en general.

 

¿Qué es el procedimiento monitorio?

El procedimiento monitorio es un proceso judicial diseñado para resolver deudas claras y documentadas de manera rápida y sencilla, sin la necesidad de un juicio largo y costoso. En el contexto de las rentas de arrendamiento, este proceso permite a los arrendadores presentar una demanda contra sus rendatarios morosos de manera eficiente, con el objetivo de recuperar las rentas impagadas y, en algunos casos, obtener una resolución que permita el lanzamiento del inmueble.

Pasos clave del procedimiento monitorio para el cobro de rentas:

  • Presentación de la demanda:
    El arrendador inicia el proceso al presentar una demanda ante el tribunal. En esta demanda, se deben proporcionar detalles sobre el arrendador, el arrendatario, el inmueble arrendado y las rentas insolutas. También se incluyen las razones y antecedentes de las deudas, junto con la solicitud de pago al arrendatario en un plazo específico.

  • Revisión de la demanda:
    El tribunal revisa la demanda para asegurarse de que cumple con los requisitos formales. Si la demanda no cumple con estos requisitos, se le dará al arrendador un plazo para corregir los defectos. Si no se corrigen, la demanda podrá ser archivada.

  • Aprobación de la demanda:
    Si la demanda cumple con los requisitos legales, el tribunal proveerá la demanda, acogiéndola a tramitación y requiriendo al arrendatario el pago de las rentas impagas y otros gastos adeudados, junto con intereses y costos legales.

  • Notificación al arrendatario:
    La demanda y la resolución se notifican al arrendatario, con las facilidades propias de la Ley N°18.101, esto es, presumir de derecho que el domicilio del arrendatario es el inmueble arrendado.

  • Oposición del arrendatario:
    El arrendatario tiene la opción de presentar una oposición por escrito dentro del plazo legal. En su oposición, debe exponer sus argumentos y proporcionar pruebas que respalden sus afirmaciones. Cabe señalar que la naturaleza monitoria de este procedimiento limita los medios de defensa del demandado. A pesar de ello, podrá acreditar el pago de lo adeudado y enervar de esa forma la demanda.

  • Resolución del procedimiento monitorio:
    Si todas las excepciones opuestas por el arrendatario son rechazadas, el tribunal procederá con la resolución definitiva, condenando al arrendatario al pago de las rentas y gastos adeudados. En algunos casos, esta resolución también puede permitir el lanzamiento del inmueble.

Ventajas del procedimiento monitorio:

  • Rapidez:
    El procedimiento monitorio es notablemente más rápido que un juicio ordinario, lo que permite a los arrendadores resolver las deudas y recuperar las rentas impagadas en un plazo más breve.

  • Eficiencia:
    Este proceso simplificado reduce la carga administrativa y los costos legales tanto para los arrendadores como para el sistema judicial.

  • Claridad y documentación:
    El procedimiento monitorio se aplica cuando la deuda es clara y está documentada, lo que lo hace especialmente adecuado para casos de rentas impagadas.

  • Cumplimiento contractual:
    El procedimiento monitorio fomenta el cumplimiento de los contratos de arrendamiento, ya que los inquilinos saben que las rentas impagadas pueden llevar a acciones legales rápidas.

En conclusión, el procedimiento monitorio para el cobro de rentas es una herramienta valiosa para los arrendadores que enfrentan el incumplimiento de sus inquilinos. Ofrece una forma eficiente de recuperar deudas y restituir propiedades cuando es necesario. Además, al simplificar el proceso legal, contribuye a la agilidad del sistema judicial y promueve el cumplimiento de los contratos de arrendamiento. Para los arrendadores, representa una vía más rápida y efectiva para garantizar que se respeten los términos del acuerdo de alquiler.

Por Isaías Gómez Ganem

Compartir esta entrada:
Otros Títulos que podrían interesarte
×